Analizamos dos EVAs gratuitos: Moodle vs Open edX

Imagina que tienes que elegir entre la plataforma Moodle y la plataforma que usa edX (que se llama Open edX). Me he visto recientemente en una situación parecida y la pregunta no es de respuesta fácil. Las dos son LMS potentes y de las dos podemos encontrar casos de éxito. Para guiarme a la hora de inclinar la balanza he mirado cómo responde cada una en los siguientes aspectos.

  • Estabilidad. ¿Os ha pasado alguna vez que habéis comprado un programa, app o videojuego al poco de salir y da problemas (bugs, incompatibilidades) inicialmente? Bueno, Moodle lleva más de una década en activo1 y, en este sentido, tiene una depuración de errores con mucho más recorrido que Open edX (que liberó su código en 20132).
  • Personalización: A veces, para saber si estás en una plataforma hecha con Moodle tienes que tener el ojo muy bien educado (y mirar el código fuente). Se le puede hacer un lavado de cara total. Open edX en esto tiene más que recorrer todavía, ya que empezó siendo un proveedor de un modelo de curso bastante estandarizado como es un MOOC. Tampoco parece contar con una gran lista de temas (themes), como sí tiene Moodle.
  • Variedad en actividades: En su larga historia, Moodle ha desarrollado una variedad de actividades y recursos3 (entrega de documentos, foros evaluables, talleres, exámenes tipo test, etc.), mientras que Open edX cuenta con un rango más limitado (aunque van incorporando nuevos elementos). Es de esperar que, con el tiempo, se acorte la distancia entre ambas plataformas en este punto.
  • Soporte: La comunidad de apoyo de Moodle es quizá uno de sus mayores activos. Hablamos de bastantes usuarios resolviendo dudas de manera desinteresada. La comunidad de Open edX, si bien no está ni mucho menos vacía, no podemos decir que tenga la misma presencia que la comunidad de Moodle, que además está presente en varios idiomas.
  • Efecto llamada: Al final, necesitamos y dependemos de los alumnos que llegan a nuestros cursos. Es innegable que edX tiene mucha mayor capacidad de convocatoria. Los MOOC son, o han sido hasta hace bien poco, un fenómeno en boga; y edX, también. Moodle, como plataforma, no tiene tanto poder de convocatoria4. No obstante, cautela: como en otros fenómenos de moda que agitan de cuando en cuando el mundo de la educación, tenemos que preguntarnos qué ocurrirá cuando dejen de tener tanta omnipresencia5,6. El fenómeno MOOC quizás no genera ya tanta fiebre7, y cada vez más suenan otros acrónimos como NOOC, COOC o SPOC como el paso siguiente.
  • Facilidad de configuración: La contraparte de que Moodle sean tan configurable es que la tarea de montar un curso a veces puede resultar abrumadora. Studio, la herramienta de edición de Open edX es ágil y tiene muchas menos configuraciones y casillas que controlar. Por ejemplo, procesos como importar y exportar copias de seguridad de un curso, o la gestión de las calificaciones son mucho más sencillos (y, claro, menos configurables) en Open edX que en Moodle.
  • UX/UI: La experiencia de usuario (UX) y la interfaz de usuario (UI) son aspectos clave a la hora de valorar una tecnología web. En este sentido, Moodle, en alguna que otra ocasión, ha recibido críticas enfocadas hacia la interfaz del usuario y hacia la dificultad para navegar y orientarse dentro de la plataforma 7,8. Open edX está menos sobrecargado. No obstante, no tiene muy desarrollado su cliente móvil (no es responsive9,10. Descuidar el mobile learning puede traer consecuencias negativas y, en esto, Moodle cuenta con una app responsive con cierta trayectoria.
  • Proyección de desarrollo: Moodle lleva en este mundillo mucho tiempo, es regular (publica versiones nuevas de manera periódica11) y ha sacado adelante muchas implementaciones. Su proyección es, podríamos decir, una constante. Por su lado, Open edX ha logrado posicionarse en poco tiempo en un nivel nada desdeñable12,13, además de que cuenta con el respaldo de instituciones de prestigio en el ámbito tecnológico, como el MIT (que ha creado y distribuye gratuitamente el conocido software Scratch para acercar a las aulas la lógica de programación), o la consultora McKinsey14, que la utiliza para cursos en el ámbito empresarial.

Después de esto, la pregunta clave: ¿y ahora, qué? Si entre lo más importante está que tu LMS sea estable, actualizado (y relativamente más fácil de actualizar) y quieres estar completamente al mando de cómo funciona y se ve todo, probablemente, quieras probar Moodle, lo cual puedes hacer en cualquier momento en Moodle sandbox. Por otro lado, si buscas cursos fáciles de configurar, sin actividades muy complejas que precisen de controlar parámetros muy específicos, o con un diseño e interfaz más moderno y sencillo, probablemente quieras probar Open edX, lo cual puedes hacer inscribiéndote en este MOOC de la Universidad de Stanford-Lagunita que repasa buena parte de sus configuraciones y actividades. Pruébalas y te será más fácil responder a la pregunta inicial. Hay que tener en cuenta que, al final, lo que incline la balanza entre una plataforma y otra van a ser las necesidades docentes, organizativas y de gestión.

Puedes descargar este contenido en formato presentación: Análisis: Open edX vs. Moodle desde SlideShare:

 

Alejandro González. En Twitter: @alejandroglezf

Publicado originalmente para el blog de INTEF el 28/01/2016.

Share post